Protección de la naturaleza y
el medio ambiente en Costa Rica

La protección de la naturaleza es un emblema de Costa Rica. Casi ningún otro país puede ofrecer una variedad y multitud tan impresionante de diferentes zonas de protección. Según una publicación del Ministerio de Ambiente y Energía de Costa Rica (MINAE) del año 2003, el país ostenta 256 zonas de protección en diez diferentes categorías. Más del 25% del país se encuentra bajo protección. En las reservas de la población indígena, en las reservas de los bosques y parques nacionales así como en las zonas protegidas y reservas privadas se preserva la biodiversidad y la belleza del paisaje del país.

Consecuencias de la agricultura
Sin embargo, la colonización agraria del país ha destruido gran parte de los bosques secos y húmedos fuera de las zonas de protección. Mientras que en 1940 todavía el 70% del país estaba cubierto por bosques primarios, a finales de los años noventa el porcentaje del territorio boscoso se redujo a menos del 40% según estimaciones del MINAE y de la organización mundial para la alimentación FAO. Este porcentaje incluye también bosques secundarios más jóvenes; el arbolado denso se encuentra casi solamente dentro de las zonas de protección. Según datos de MINAE del año 2003, sólo el 16,4% de aquellas se encuentra en manos del estado. Es por eso que también en estas zonas protegidas no se puede garantizar al 100% la perduración de las mismas. Además factores como una población en aumento, un empuje hacia más explotación y deficiencias en el manejo y el control de las zonas bajo protección hacen que se mantenga la presión sobre los bosques restantes.

Deficiencias en el manejo...
Las deficiencias en el manejo de las zonas de protección no sólo son una consecuencia de la dificultad de obtener recursos financieros y humanos por parte de las autoridades responsables. Al comienzo de los años noventa, el 50% del personal para el manejo de las reservas todavía debía ser financiado por recursos externos. Pero además del dinero, a menudo faltan la voluntad de las autoridades responsables de sancionar a los infractores así como la cooperación consecuente de muchos nativos. En muchos casos zonas de seguridad alrededor de las áreas de protección solamente existen sobre el papel. Por ejemplo hasta la franja costera bajo protección, que según la ley debería tener 50 metros de ancho y la cual es propiedad pública y donde no se deben construir casas u hoteles, no es respetada. La presión sobre el resto del bosque por parte de la industria de la madera , el sector inmobiliario, los monocultivos y la construcción de carreteras está creciendo. A ello se suma hoy en día la caza comercial y una explotación abusiva de los recursos naturales dentro de los áreas de protección. También el crecimiento excepcional del turismo desde fines de los años ochenta ha puesto en peligro la diversidad de especies y el equilibro ecológico sobre todo en las áreas de protección más pequeñas.

...y en la conservación ambiental
Además, Costa Rica tiene grandes problemas con respecto a la conservación del medio ambiente. La erosión del suelo así como la contaminación del aire y del agua son problemas omnipresentes. Mientras que la erosión del suelo afecta sobre todo a las áreas agrarias donde ya ha causado grandes pérdidas de terrenos utilizables para la explotación agrícola, la contaminación del aire y del agua así como la carga de residuos en el paisaje debido a vertederos de basura no autorizados es un problema virulento sobre todo en las zona urbanas de aglomeración en el valle central.

Además del suelo arrastrado, los ríos albergan un peligro adicional para el ser humano y los animales. Los agroquímicos utilizados en la agricultura, especialmente en las grandes plantaciones y monocultivos no sólo amenazan la salud de los trabajadores y sus familias residentes , sino que siguen perjudicando también a la flora y la fauna de los paisajes adyacentes, al agua y a las costas. Así la contaminación del mar litoral mediante los residuos erosivos y tóxicos de los ríos es la causa principal de los daños en los arrecifes de coral. Todos los arrecifes de coral en las costas costarricenses del Mar Caribe ya están considerados muertos.

Por todo eso y a pesar de que en Costa Rica hay leyes idóneas y muchos terrenos se encuentran formalmente bajo protección, TROPICA VERDE e.V. actúa e interviene en favor de proyectos ambientales así como medidas educacionales destinadas a crear una conciencia que favorezca la protección del medio ambiente y la explotación sostenible de los recursos naturales.

Lo que usted puede hacer:

Apoyar a TROPICA VERDE e. V. para continuar su intervención en favor de un desarrollo sostenible y de la protección ambiental en Costa Rica. Informarse ahora sobre nuestros proyectos y apoyar nuestras actividades mediante donaciones, la compra de padrinazgos o mediante su afiliación.

Toda la información necesaria la puede encontrar en esta página web.

¡Sí, se puede!