Los bosques tropicales - únicos y multiformes

Verde impenetrable, lluvia intensa y los ojos escondidos del jaguar - lo que asociamos a primera vista con la palabra clave “bosque húmedo tropical” es a menudo una muy pequeña parte de lo real. La realidad es frecuentemente distinta – pero también mucho más interesante y variada de lo que pensamos.

En verano como en invierno: siempre bien caluroso
En las regiones tropicales alrededor del ecuador no hay estaciones como las que conocemos en Europa. Generalmente en Costa Rica se habla del invierno como la época lluviosa o verde y del verano como la época seca. Durante todo el año el día dura siempre más o menos doce horas. Las variaciones de la temperatura entre las estaciones del año son a menudo menores que las de entre el día y la noche. Uno habla del llamado „clima de la hora del día“. En Costa Rica las temparaturas durante el año se mantienen en un rango que no baja de los 14 grados y no supera los 32, dependiendo de la altitud. Aquí, la cantidad y la frecuencia de las precipitaciones deciden el ritmo de las actividades de plantas y animales, completamente diferente comparado con nuestro país donde las temperaturas y el fotoperíodo son determinantes.

Diferencias geográficas
Bosques húmedos tropicales existen en Sudamérica y América Central, Africa, en el sureste de Asia y en Australia. Aunque se distinguen en cuanto a la composición de las diferentes especies, la estructura silvestre y la ecología son similares en todas las regiones. La típica tierra baja con bosques húmedos tropicales sólo se encuentra en una zona con alturas de hasta aproximadamente 600 metros sobre el nivel del mar. En zonas secas hay el bosque tropical seco, por encima de los 600 metros el bosque montañoso y por encima de los 1000 metros formaciones de bosque nuboso. Además, en Costa Rica se producen microclimas muy diversos dependiendo de la altitud y las precipitaciones.

Diferentes formas de vegetación
En el trópico no se encuentra bosque impermeable en todas partes. Si hay menos precipitaciones se extienden en su lugar sabanas, bosques espinosos, praderas o desiertos calurosos. En zonas con un cambio pronunciado entre períodos de precipitación y sequía, los árboles y los arbustos pierden sus hojas durante los períodos largos de sequía.

Estos llamados bosques secos o monzonales representaban al principio por lo menos un tercio de todos los bosques tropicales. Aunque con sus lianas y plantas herbáceas montadas son parecidos a los típicos bosques tropicales, el balance hídrico desfavorable se muestra en un tronco más bajo, una corteza más gruesa y hojas más pequeñas. La biomasa y productividad del bosque seco tropical se ubica muy por debajo de las del bosque tropical.

En los bosques húmedos tropicales, la lluvia cae en forma abundante y regular, faltan largos períodos de sequía. Aquí, varias especies de plantas siempre verdes se hacen la competencia por la luz y los nutrientes. Sobre una hectárea de bosque se pueden encontrar, por término medio, sesenta hasta cien especies de árboles – en Europa Central son apenas doce.

Este mosaico de árboles, plantas montadas y palmeras, musgos y líquenes crean un hábitat que es más abundante en enclaves ecológicos que ningún otro en el mundo. Esta es la condición previa para su riqueza de especies sin parangón.

Diversidad de especies inalcanzada
De todos los biotopos terrestres, el bosque tropical posee la biodiversidad más grande y alberga posiblemente tantas especies de plantas y animales como en todos los demás biotopos terrestres juntos. Una razón para esta riqueza es sobre todo la complejidad de su vegetación. La maleza y los árboles aparentemente se dividen en numerosos pisos distintos. Sobre todo en la zona de las copas de los árboles gigantes hay muchos habitantes del bosque tropical que se sienten particularmente bien. 

Según datos científicos recogidos, la diversidad del bosque tropical disminuye yendo del centro hacia la periferia. Difiere de continente a continente. La abundancia más alta de especies fue registrada en el bosque tropical amazónico, mientras África muestra la más baja.
Para comprender el origen de esta riqueza de especies seguramente también es importante la historia. Muchos bosques tropicales de nuestra tierra existen ya desde hace muchos millones de años, otros son mucho más jóvenes. Ahí donde se produjeron eras glaciales, se encogieron, para extenderse de nuevo durante el período interglacial con condiciones climáticas más favorables. El aislamiento de una u otra isla boscosa, que acompañó estos sucesos, favoreció la evolución de especies distintas.

El bosque húmedo tropical – un sistema sensible

Ciclo hidrológico
Aproximadamente la mitad de las precipitaciónes que caen en los bosques húmedos tropicales se evaporan inmediatamente sobre las hojas grandes de la vegetación por la acción del sol. El agua regresa como vapor a la atmósfera para descargarse de nuevo como lluvia fuerte poco después. Cuando llega la tala y la deforestación, el ciclo hidrológico se perturba sensiblemente. Sin la capa vegetal se evapora menos lluvia que antes. Esto ocasiona que las precipitaciónes disminuyan o se tornen irregulares. Los árboles, sin embargo, dependen de lluvia frecuente debido a su sistema superficial de raíces y no pueden soportar largos períodos de sequía. Una reducción del bosque húmedo tropical sería la consecuencia, aunque parcelas boscosas aisladas queden excluídas de la destrucción directa por medio de la deforestación.

Ciclo nutritivo
A este respecto hay grandes diferencias entre los bosques en el trópico húmedo y en las regiones templadas del norte. En regiones con estaciones frías, una gran parte de la materia orgánica y de los nutrientes disponibles están depositados firmemente en el humus o en las rocas sedimentarias. Por el contrario, en el trópico húmedo, la mayor parte se encuentra en la biomasa, es decir, sobre todo en el soma vegetal de las plantas. Así la tierra en estas zonas es muy pobre en nutrientes. Por medio de una cadena de ajustes biológicos, los nutrientes se transforman continua y rápidamente dentro del sistema biológico.

Utilización optimal de nutrientes limitados

La red de raíces del bosque tropical es muy densa y plana. De esta manera, los árboles pueden absorber casi inmediatamente los pocos nutrientes disponibles que resultan a raíz de la descomposición rápida de materia orgánica inánime. Por eso, el suelo no sirve tanto para la alimentación del bosque, como lo conocemos en nuestras latitudes, sino más bien para la fijación y fortificación mecánica de los árboles. Las raíces tabulares enormes de unos gigantes de la jungla son testimonio de eso ...

Consecuencias de la destrucción
Cuando un bosque en las zonas templadas es desmontado, el suelo retiene en gran parte sus nutrientes y estructuras y puede ser cultivado muchos años. La helada de invierno ayuda a determinar los nutrientes y contener enfermedades y parásitos. En el bosque tropical, en cambio, la tala destruye la capacidad del suelo para retener los nutrientes y combatir parásitos. Los nutrientes que existen se pierden rápidamente por la descomposición y la erosión. Por eso, el cultivo de plantas anuales es a menudo completamente inadecuado en zonas trópicales.

No se ve la riqueza de especies

Poca densidad de población
Cuando algunas personas por primera vez tienen la oportunidad de visitar una selva tropical, viven una gran decepción: por donde la vista alcanza no se ve nada de la famosa riqueza de especies. Apenas un pájaro multicolor y solo con mucha suerte una serpiente peligrosa o un mamífero más grande. Lo único que uno puede encontrar en masa son hormigas o termitas.

¿Cómo puede ser? Riqueza de especies no significa de ninguna manera una gran densidad de población. Muchas especies de plantas y animales están representadas sobre una gran superficie sólo por algunos individuos. Si uno quiere ver más, tiene que atreverse a subir a las copas de los árboles, porque una gran parte de los animales pasa su vida en la parte superior de la vegetación.

Algunos investigadores explican este fenómeno de la poca densidad de población de especies de animales y vegetales en el bosque tropical en base a los pocos nutrientes disponibles. En efecto, esto puede ser un motivo por el cual muchos animales de la selva, a pesar de las condiciones climáticas favorables, necesitan algunos años para alcanzar su fase adulta y con ella su madurez sexual. Al mismo tiempo, y al contrario de sus primos en los países de regiones templadas, a menudo exhiben una muy pequeña tasa de reproducción.

¿Porqué proteger el bosque tropical?

Una gran riqueza de especies, un montón de muy diferentes tipos de adaptación y al mismo tiempo “rareza” son características de los habitantes del bosque tropical. Una razón podría ser la escasez de recursos disponibles y utilizables; la vegetación exuberante aglutina muchos nutrientes. Si el sensible equilibrio de estos bosques es interrumpido en alguna parte, tiene consecuencias devastadoras para todo el sistema. Una reforestación en forma del bosque originario es a menudo imposible.

Originalmente, el doce por ciento de la superficie terrestre mundial estaba cubierta con bosque tropical. Entretanto, mucho más de la mitad de esta superficie ha sido destruida por la mano del hombre. Especialmente trágico es la pérdida de diversidad biológica resultante. Los bosques tropicales fueron destruidos rápidamente, antes de que los científicos pudieran registrar su flora y fauna. Y lamentablemente en muchos paises sigue la deforestación.

Con estos bosques destruimos también importantes recursos actuales y potenciales para medicamentos y alimentos. Destruimos un pool genético de plantas y animales silvestres, el cual podría sostener y mejorar nuestro modo cultural. Además es obvio que la vasta destrucción de la vegetación tropical influye gravemente en el cambio climático global.
Desde hace miles de años, la gente que tradicionalmente vive en y depende del bosque tropical ha respetado, aprovechado y por regla general conservado los bosques y su diversidad a largo plazo. Con su saber tradicional han reconocido el valor y las posibilidades de uso de una multitud de plantas y animales para la alimentación y como medicina, materiales de construcción y ropa así como para elaborar perfumes y el consumo. Por eso se considera importante poder ofrecer una perspectiva alternativa a la gente que vive con y de su tierra allí. Sin embargo, desde el siglo XX, los bosques tropicales son mermados cada vez más en los sitios, donde sólo dominan intereses económicos a corto plazo.

Compromiso de TROPICA VERDE e.V.
Ya desde el año 1989, la asociación TROPICA VERDE e.V. se compromete con éxito en la protección de biocenoses tropicales. En este contexto es muy importante la estrecha cooperación con grupos ambientales locales en el país hermano Costa Rica. Por medio de esta cooperación se han podido realizar hasta ahora numerosos proyectos para la conservación de la flora y la fauna única en Centro América, de los cuales también se ha beneficiado siempre la población nativa.

Lo que usted puede hacer:

  • Apoyar a TROPICA VERDE e.V. para continuar su intervención en favor de un desarrollo sostenible en Costa Rica.
  • Informarse ahora sobre nuestros proyectos y apoyar nuestras actividades mediante donaciones, la asunción de padrinazgos o afiliándose a nuestra asociación.
  • Toda la información necesaria la puede encontrar en esta página web.

¡Sí, se puede!